Uncategorized

Vivir más lento

Leí una frase en internet y me vinieron a la mente miles de ideas inmediatas. La frase es “Me gustaría vivir más lento”.

Este año ha sido muy distinto a los demás. Creo no ser la única que se ha visto enfrentada a variaciones emocionales. La pandemia y la vuelta a la “normalidad”, unidos a un año particularmente lluvioso y frío (además de oscuro) me dejaron lona. Tuve que tomar cartas en mis emociones, porque en un momento sentí que me iba a perder en un abismo. Algunos dirían que es depresión y, puede ser. Al menos me lo diagnosticaron. Todos los inviernos me apago, pero éste fue brutalmente insoportable. Ya voy mejorando, me siento mejor y con más ánimo. Los días más largos me alegran, menos mal.

A raíz de mi retorno a mi centro (no sé si alguna vez seré tan centrada) es que he tomado decisiones. La vida está llena de decisiones, qué lata, pero hay que hacerlo para ir dejando atrás lo que no aporta y dejar entrar lo positivo. Estoy nuevamente eliminando cosas extras de mi vida y de mi casa, pero también intento volver a sentirme activa, quiero hacer ejercicio y me estoy alimentando mejor… también estoy dejando el alcohol de lado. No ha sido muy buen compañero de aventuras, sobre todo porque me produce amnesia… en serio.

Y hoy leí esa frase sobre vivir más lento. A veces quisiera sólo vivir a mi ritmo, pero es como si no fuera posible. Cuando otras personas dependen de uno o uno depende de otros. Tengo tiempos lentos para algunas cosas, pero para otras soy flash, sin embargo cuando quiero que esas mismas cosas se hagan a mi ritmo, no resultan como quiero. Detesto andar apurada y me he vuelto impuntual. Sé que no está bien esto último y también sé que debo corregirlo.

Quisiera que los días fueran más largos para poder hacer mi vida y no la pega durante la mayor parte del día. Estar encerrada tantas horas deprime. Aunque me guste el trabajo, igual deprime saber que se podrían hacer un montón de cosas, pero debo cumplir.

Mi vida avanza y con ella algunas ideas que quiero desarrollar, pero siento que me falta tiempo, pero sobre todo, me falta la energía que solía tener. Quizás ya es hora de activarme y aprovechar el tiempo disponible que tengo… mal que mal, por más que me queje, el cambio finalmente depende mí.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s