Uncategorized

Haciendo cuarentena

Ya les conté que mi despido coincidió con el inicio de la pandemia por COVID-19, pero no tuvo relación directa. Justo el día anterior al cambio de casa me entregaron mi finiquito, así que la nueva vida en casa nueva fue total. Ya llevo casi 1 mes y medio cesante y, si bien, estoy preocupada por el futuro, por ahora he aprovechado todo el tiempo que tengo disponible en ordenar-arreglar esta casa que como es antigua, tiene muchos detalles que se pueden mejorar. Sé que si hubiera seguido con teletrabajo no habría podido hacer todo lo que he hecho hasta ahora.

Yo soy la única que está “desocupada” en el sentido de no tener que cumplir a otros, sólo a los míos, y pareciera que es peor jajja. MyD trabaja desde la casa y Fran tiene clases y trabajos para el colegio. Al principio de todo este encierro, teníamos ayuda en la casa, pero temporalmente ya no. Así que tuve que exigir la determinación de tareas para cada uno, porque es bastante agotador tener que hace todo sola y más aún, para mí, que quiero dedicarme a hacer las cosas entretenidas de la casa como pintar, decorar, inventar, etc y eso me toma mucho tiempo también.

He ido un par de veces al supermercado a hacer compras grandes, justamente para no tener que volver muy seguido. Al menos he encontrado casi siempre todo lo que busco. De lo que más me desagrada de la ida al supermercado, es que por más que yo tome las precauciones (mascarilla, guantes, distancia) hay MUCHAS personas que aún no entienden que deben mantenerse lejos y cuando les pides que te den permiso para pasar te miran como bicho raro porque no se quieren mover.

También se nos ocurrió ir al comienzo a tiendas de ferretería grandes para hacer un par de arreglos en la casa. Haciendo un rewind, quizás fue innecesario comprar un par de cosas como el azucarero y los cubiertos, pero sí o sí necesitábamos comprar una silicona para sellar bajo el agua porque la tina se estaba filtrando. En fin, ya habiendo entendido, he hecho un par de compras con despacho a domicilio y anda bastante bien, y estoy evaluando comprar también de lo del supermercado así esta vez.

Estoy clara que estamos siendo afortunados en todo esto y que no todos tienen la misma suerte. La casa es grande y cada uno puede tener su espacio. No tengo hijos pequeños, así que no hay desorden desmedido en la casa. Como llevaba varios años en la empresa, el monto del finiquito me permite aguantar varios meses sin trabajar. Yo sabía que sabía cocinar, pero he descubierto que me sale mejor de lo que pensaba que podía lograr. Ya arrendé mi otra casa, algo que también me tranquiliza. En realidad no nos falta nada. Y además tengo varios materiales que traje de la otra casa para poder hacer mis “manualidades” y “proyectos” en casa, así que seguiré inventando qué hacer hasta que esto pase.

PD. Me compré una ingleteadora que llega mañana y unas pinturas y perillas (tiradores), que llegan la próxima semana… Voy a tener mucha más entretención.

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s