Alimentación, Autoconocimiento, Autocontrol, Hábitos

Régimen LOW FODMAP

En Instagram he publicado varias veces que sigo una dieta Low FODMAP. No es una dieta para adelgazar ni para engordar ni para obtener músculo ni para quemar grasas. Es una dieta que descubrí gracias al gastroenterólogo y que me ha ayudado mucho a simplificarme la vida. Aquí les explico por qué.

Estuve durante muchos años (aprox. desde el año 1998 hasta hace unos 4 años atrás) sufriendo molestias permanentes supuestamente al colon. Un doctor me dijo siempre que colon irritable y me decía que hiciera yoga, que me relajara, que mi carrera (mientras estudiaba) era complicada y que el estrés me provocaba estas molestias. Me prohibió aquellos alimentos que les prohíben a los que sufren de meteorismo, todo lo que se supone que “hincha” no lo podia comer… pero por más que dejaamer esos alimentos, siempre me hinchaba, tenía dolor en la base del abdomen, me quejaba de que nada me quedaba bien porque la ropa me apretaba y tenía una guata redonda producto de esto. Como no lograba ningún cambio porque claramente las indicaciones que este médico me dio durante el tiempo que me traté con él, fueron insuficientes, decidí buscar otra opinión. LA SEGUNDA OPINIÓN ME CAMBIÓ LA VIDA.

Llevé todos mis exámenes médicos anteriores al nuevo gastroenterólogo. Me palpó el abdomen y me dijo lo siguiente: “Yo creo que no tienes colon irritable. ¿Estás dispuesta a dejar de comer algunas alimentos durante un mes? Yo creo que tienes intolerancia a algunos alimentos y debemos descubrir a cuáles.” Me dijo que lo que podía ser es que tuviera algunas bacterias en mi flora intestinal que fermentaban ciertos alimentos, por lo que si evitaba consumirlos, lo más probable era que no volviera a sentirme mal… Me entregó una lista de alimentos prohibidos. Fue un poco traumático leerla, pero cuando descubres qué te hace, no es tan difícil de seguir. ¿En qué consiste la dieta FODMAP? 

LA DIETA FODMAP: Fermentable Oligosaccharides, Disaccharides,Monosaccharides and Polyols

La dieta FODMAP obliga a limitar el consumo de alimentos altos en fructosa, gluten, lactosa y polioles, es decir tuve que evitar durante 1 mes comer los siguientes alimentos:

– Alimentos con gluten: como cereales de trigo y derivados, el centeno y la cebada. No comí pan, ni fideos. No podía ingerir masas de níngún tipo y tampoco cerveza. 

– Frutas altas en fructosa como la manzana, pera, sandía o duraznos. 


– Verduras como la cebolla, ajo, alcachofas, espárragos, betarragas, lechuga escarola, repollo, brócoli, puerros, coliflor o champiñones, entre otros que son del grupo de los polioles.


– Legumbres como porotos, lentejas, garbanzos o habas.


– Lácteos: Nada de leche, yoghurt, quesos. (Fue terrible esta parte)


 -Miel (no me gusta, así es que daba lo mismo)

Estuve un mes completo dedicada a descubrir qué era lo que me hacía mal. Partí ese mismo día a comprar al supermercado y quedé horrorizada al darme cuenta lo caro que es comer de forma especial. Un paquete de tallarines sin gluten cuesta el triple de un paquete normal. No podía comer queso, ni legumbres que tanto me gustan. Tuve que optar por tortillas de maíz (los snacks Panchitos de maíz son lo máximo para saciar la ansiedad), comía arroz y papas casi todos los días, al igual que la carne (vacuno, pollo, pescados o cerdo) que no estaba contraindicada. La comida estaba un poco desabrida porque no se podía aliñar con cebolla ni ajo, ni nada que picara mucho… Las dos primeras semanas fueron duras, pero después me acostumbré. De a poco fui incorporando lo que no me resistía de no comer… partí con un trozo de pan normal que no me hizo nada. Luego fueron pastas normales, luego el queso y para mi sorpresa, ninguno de estos dos grupos me hacía mal… por lo tanto descubrí que no tenia intolerancia ni al gluten ni a la lactosa… ¡qué felicidad!

Aplicando prueba y error, descubrí que las legumbres, la cebolla y el ajo son nefastos para mí y son los que más daño le hacen a mi intestino. Las manzanas, peras, duraznos y sandía son terribles para mí. La lechuga escarola, las acelgas, el brócoli y la coliflor hacen lo suyo también. El trigo no me afecta en nada, pero las galletas de salvado me caen pésimo (aunque creo que es por su contenido de fructosa como parte de sus ingredientes). 

Lo interesante de esta dieta es que pude descubrir cuáles son los alimentos que debo evitar para no andar hinchada. Ya sé que comer y qué no. Aprendí que el choclo (maíz) no es mi enemigo y no me provoca absolutamente nada, aunque a otras personas sí. El estrés no tiene un factor preponderante en mi cuerpo a la hora de hablar de colon, porque no suelo estresarme con facilidad. Soy un poco enojona con las injusticias, pero eso no lo somatizo. Es fantástico haber optado por la segunda opinión porque me cambió la vida. Después de más de 10 años de no saber qué le pasaba a mi cuerpo, entendí qué era, cómo llevarlo y nunca más he vuelto a tener los ataques de dolor colon que sufrí alguna vez. 

Esto me simplificó la vida. No soy experta en medicicina, pero les cuento lo que a mí sí me ha dado resultados. No siempre el dolor de colon tiene relación con estrés o con el repollo y el choclo. Eso es de la vieja escuela. Se ha descubierto que hay alimentos que nuestro cuerpo no los tolera…

Les dejo algunos links para que obtengan más información:

http://www.endoscopiasmurcia.es/blog/lista-de-alimentos-no-permitidos-y-permitidos-en-la-dieta-fodmap/

http://www.dolor-abdominal.com/nutrisiia/tablas/tabla-dieta-baja-fodmaps.pdf

http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/enfermedad/2014/10/21/220813.php

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s